Es algo común y corriente por estos tiempos oír hablar de las distintas tribus urbanas que pueblan el planeta tierra, a los viejos conocidos como los punks o los darks, por nombrar a los más tradicionales, se les han sumado nuevos grupos como los floggers o los emos, quienes también como los anteriores, responden a un concreto y estricto sistema de normas en lo concerniente a lo espiritual, además de la marcada diferenciación estética que presume cada grupo y que va desde los pelos encrestados hasta los flequillos super lacios peinados al famoso lengüetazo de vaca.

masacrerusiathesunok_1.jpg

Sin dudas, esto de los raros peinados nuevos y de las motivaciones que los impulsan suena de lo más pintoresco hasta que la intolerancia y el extremismo se apoderan de estas agrupaciones y terminan produciendo tragedias como la de los cuatro jóvenes rusos, pertenecientes a la tribu de los Góticos, que fueron asesinados de 666 puñaladas, por otra agrupación, aparentemente rival, denominada Los Diablos.

El trágico final de estos chicos, tres mujeres y un varón, que se encontraban desaparecidos desde el mes de Junio, está conmoviendo a la sociedad rusa que no puede creer la saña con la cual fueron asesinados estos 4 adolescentes, además de las puñaladas, se los incineró, degolló y se les devoraron los corazones y obviamente enciende una alarma respecto de los grupos de pertenencia que eligen muchos jóvenes, que como queda demostrado con este hecho, supera cualquier cambio de peinado o forma de vestirse

Foto: Crítica Digital