Periodismo cristiano.

Noticias de Paulo Arieu.Noticias Generales y de la Cristiandad

Receta marianista: que los inmigrantes no cobren el desempleo

leave a comment »

Receta marianista: que los inmigrantes no cobren el desempleo

¿Por qué Bush y los directivos del Lehman Brothers no hicieron caso de las pócimas anticrisis del doctor Rajoy?

Es una verdadera lástima, doctor Rajoy, que las recetas del Partido Popular contra la crisis económica no sólo no las hayan leído José Luis Rodríguez Zapatero, Pedro Solbes y Miguel Sebastián, sino que tampoco lo hayan hecho ni George W. Bush, presidente de los Estados Unidos de América del Norte, ni los principales directivos del difunto Lehman Brothers, ya sabe el cuarto banco de inversión de Wall Street, un banco legendario que nació en 1850 y que había resistido la crisis del ferrocarril, la guerra civil americana, la histórica y estremecedora caída de las bolsas en 1929, las convulsiones petrolíferas de los años setenta, la recesión de los noventa y el sunsum corda. No hicieron caso los directivos de ese banco de las medidas propuestas por el doctor Rajoy para acabar con la crisis, y en el pecado han pagado la penitencia. Lehman Brothers falleció súbitamente

<!–

Tras el batacazo de tan sólida empresa financiera han empezado a temblar compañías y bancos como Washington Mutual, Wachovia y AIG, que por cierto es la mayor aseguradora del mundo, arrastradas tales empresas por el vendaval Brothers. Las bolsas han bajado en casi todos los países y el fantasma del llanto y el crujir de dientes se pasea por todo el orbe cristiano occidental conocido. Es ciertamente una desgracia, doctor Rajoy, que Alan Greenspan, el ex presidente de la Reserva Federal -al que se le ha soltado la lengua estos días- parece que tampoco haya ojeado siquiera la especie de manual marianista para curar con éxito las enojosas dolencias que sufre el mundo del dinero.

Fuerzas corrosivas
El citado Greenspan ha declarado que “habrá fuerzas corrosivas hasta que el mercado inmobiliario no se estabilice”. Por su parte los directivos del cuarto banco comercial de EE.UU, el Wachovia, reconocen que se encuentran entre los más castigados por la caída del mercado inmobiliario que viene produciéndose en Norteamérica desde hace dos años. Fíjese, doctor Rajoy. Llevaban dos años de deterioro creciente de la burbuja inmobiliaria en EE.UU y el Gobierno de Bush no había previsto la gravísima enfermedad del ladrillo.

Ataque de ceguera
Es como si Bush y Zapatero hubieran sido afectados los dos por un ataque de ceguera que les impedía contemplar el crecimiento sin límites del mercado inmobiliario. Si en lugar de ser amigo de José María Aznar, Bush hubiera sido amigo suyo –amigo, amigo como Aznar, no únicamente correligionario-, seguro que no se habría equivocado y que alertado por la terapia de usted, del doctor Rajoy, habría cercenado el disparate maligno de la construcción enloquecida. Usted además es experto en booms inmobiliarios. Estaba en el Gobierno Aznar –en uno de los diversos cargos que tuvo entonces- cuando fue liberalizada la construcción de todo tipo de viviendas en casi todas partes. ¡Viva la libertad del mercado del urbanismo!

Galeno excepcional
El doctor Rajoy sabe mucho. Es un galeno excepcional. Tiene un gran ojo clínico. Conviene en esta etapa de febril crisis que el virus de la inmigración sea adecuadamente aislado y que la población indígena sea advertida sin tapujos de los riesgos que comportan los inmigrantes. “Hay 180.000 extranjeros cobrando el seguro del desempleo y ya volvemos a tiempos pasados; hay 20.000 andaluces que piden trabajo en la vendimia francés”, ha diagnosticado. La medicina: que no cobren el seguro de desempleo y que estos mangantes se vayan a sus países de origen. Y si han cotizado en la Seguridad Social, pues mire, mala suerte, la próxima vez que no lo hagan, que no coticen y no tendrán este problema.

¡Ánimo y suerte!
Bueno, doctor Rajoy, trate por todos los medios de que sus pócimas curativas sean aplicadas -y pronto- en Estados Unidos, Francia, Italia, Gran Bretaña y, entre otras naciones, Alemania, Bélgica y los países nórdicos. Hágalo por el bien de la humanidad y por el bien de España. En el momento en que todos los Estados atacados por la crisis internacional se recuperen gracias a sus maravillosas recetas, a Zapatero se le habrá acabado la coartada de que la crisis es internacional y tendrá que dimitir sin excusa alguna. Le falta poco para llegar a la Moncloa, doctor Rajoy. ¡Ánimo y suerte!

Enric Sopena es director de El Plural

–>

Tras el batacazo de tan sólida empresa financiera han empezado a temblar compañías y bancos como Washington Mutual, Wachovia y AIG, que por cierto es la mayor aseguradora del mundo, arrastradas tales empresas por el vendaval Brothers. Las bolsas han bajado en casi todos los países y el fantasma del llanto y el crujir de dientes se pasea por todo el orbe cristiano occidental conocido. Es ciertamente una desgracia, doctor Rajoy, que Alan Greenspan, el ex presidente de la Reserva Federal -al que se le ha soltado la lengua estos días- parece que tampoco haya ojeado siquiera la especie de manual marianista para curar con éxito las enojosas dolencias que sufre el mundo del dinero.

Fuerzas corrosivas
El citado Greenspan ha declarado que “habrá fuerzas corrosivas hasta que el mercado inmobiliario no se estabilice”. Por su parte los directivos del cuarto banco comercial de EE.UU, el Wachovia, reconocen que se encuentran entre los más castigados por la caída del mercado inmobiliario que viene produciéndose en Norteamérica desde hace dos años. Fíjese, doctor Rajoy. Llevaban dos años de deterioro creciente de la burbuja inmobiliaria en EE.UU y el Gobierno de Bush no había previsto la gravísima enfermedad del ladrillo.

Ataque de ceguera
Es como si Bush y Zapatero hubieran sido afectados los dos por un ataque de ceguera que les impedía contemplar el crecimiento sin límites del mercado inmobiliario. Si en lugar de ser amigo de José María Aznar, Bush hubiera sido amigo suyo –amigo, amigo como Aznar, no únicamente correligionario-, seguro que no se habría equivocado y que alertado por la terapia de usted, del doctor Rajoy, habría cercenado el disparate maligno de la construcción enloquecida. Usted además es experto en booms inmobiliarios. Estaba en el Gobierno Aznar –en uno de los diversos cargos que tuvo entonces- cuando fue liberalizada la construcción de todo tipo de viviendas en casi todas partes. ¡Viva la libertad del mercado del urbanismo!

Galeno excepcional
El doctor Rajoy sabe mucho. Es un galeno excepcional. Tiene un gran ojo clínico. Conviene en esta etapa de febril crisis que el virus de la inmigración sea adecuadamente aislado y que la población indígena sea advertida sin tapujos de los riesgos que comportan los inmigrantes. “Hay 180.000 extranjeros cobrando el seguro del desempleo y ya volvemos a tiempos pasados; hay 20.000 andaluces que piden trabajo en la vendimia francés”, ha diagnosticado. La medicina: que no cobren el seguro de desempleo y que estos mangantes se vayan a sus países de origen. Y si han cotizado en la Seguridad Social, pues mire, mala suerte, la próxima vez que no lo hagan, que no coticen y no tendrán este problema.

¡Ánimo y suerte!
Bueno, doctor Rajoy, trate por todos los medios de que sus pócimas curativas sean aplicadas -y pronto- en Estados Unidos, Francia, Italia, Gran Bretaña y, entre otras naciones, Alemania, Bélgica y los países nórdicos. Hágalo por el bien de la humanidad y por el bien de España. En el momento en que todos los Estados atacados por la crisis internacional se recuperen gracias a sus maravillosas recetas, a Zapatero se le habrá acabado la coartada de que la crisis es internacional y tendrá que dimitir sin excusa alguna. Le falta poco para llegar a la Moncloa, doctor Rajoy. ¡Ánimo y suerte!

Enric Sopena es director de El Plural  

http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=24977

Anuncios

Written by Ricardo Paulo Javier

septiembre 16, 2008 a 3:47 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: