evo_morales1.jpgLamentablemente hubo que llegar a la tremenda cifra de 15 muertos, número que incluso puede seguir creciendo, porque las tareas en la región de Pando, donde más violencia se desplegó, como consecuencia del duro enfrentamiento entre las fuerzas militares y los opositores al gobierno central, y que ojo que todavía no terminaron, para que el presidente de la nación boliviana, Evo Morales, deje de lado los caprichos y la reiteradaacusación a los Estados Unidos como único responsable de la crítica situación social y políticaque transita su gobierno desde hace ya muchos meses (costumbre que adoptó luego de largas jornadas junto a su amigo Chávez), casi como si el no hubiese estado al frente del ejecutivo y llame ciertamente al diálogo a los dirigentes de los departamentos bolivianos rebeldes, para de una vez por todas encontrar la solución que le de un corte a esta situación de violencia extrema que ya se registra en el país y que de no mediar pronto una salida, terminará por explotar causando importantísimos daños para la ciudadanía en general y para los socios económicos y políticos de la región.

Morales y el prefecto de la rebelde Tarija, Mario Cossio, se reunieron en la madrugada del viernes en La Paz para delinear las bases del futuro acuerdo que buscará la misma sintonía respecto de la devolución del Impuesto Directo a los Hidrocarburos que reclaman las regiones rebeldes, la nueva constitución del país y los estatutos autonómicos recientemente legitimados a través del sufragio popular en Santa Cruz, Tarija, Pando y Beni.

Foto: sonandolarevolución