lula.jpgSe imaginan que en los ratos libres de las Cumbres del MERCOSUR los dirigentes ya no hablen ni discutan sobre fútbol, ni hagan alarde de la disposición táctica de sus selecciones y solo se hable de las últimas colecciones de Valentino, Armani o Versace, o que por ejemplo durante la tradicional foto que se sacan todos los presidentes falten los representantes de las máximas potencias que integran el Mercado Común del Sur porque no dieron a tiempo de pasarse “la planchita” o de sacarse la toca.

Bueno, vayan imaginándoselo, porque según recientes declaraciones del presidente brasileño Inacio Lula Da Silva a la prensa, no descarta e incluso vaticinó como muy probable, que su sucesor sea una mujer.

Y si esta “predicción” se hace carne, además de convertirse en un hito para los cariocas, quedaría conformado un tridente femenino en el Cono Sur, ya que la sucesora de Lula se sumaría a las ya consagradas mandatarias Cristina Kirchner de Argentina y Michelle Bachelette de Chile.

Lo de la pilcha y la toca por supuesto es un chascarrillo que no tiene el objeto de seguir echando leña al fuego en la guerra de sexos, para nada, además ya sabemos que la idoneidad no es una cuestión de género, sobradas muestras de ellos tenemos, pero sí, sin dudas, supondrá un importantísimo cambio y también significará para las mujeres latinas un avance sin precedentes el hecho que convivan tantas mujeres en el poder.

Aunque todavía el tema de la sucesión espera su tratamiento y consenso en el seno del Partido de los Trabajadores que representa Lula, muchos ya señalan a Dilma Rousseff, actual Jefa de Gabinete como la futura presidenta.

Foto: Clarín