Periodismo cristiano.

Noticias de Paulo Arieu.Noticias Generales y de la Cristiandad

Desastres familiares en el Antiguo Testamento

with 2 comments

 

Desastres familiares en el Antiguo Testamento

Un autor escocés, James McJean, escribiendo sobre las familias de la Biblia en un libro titulado THE BIBLE AND THE FAMILY, publicado en 1952, dice en la página 113: “Las familias del Antiguo Testamento dejaban mucho que desear. Algunas vivieron dramas profundos en su seno. No pueden ser tomadas como ejemplos de nada. Yo creo que están ahí, entre las páginas de la Biblia, para decirnos lo que no debe ser hoy una familia cristiana. El rompimiento familiar que vivieron se debió a causas muy diversas”.

 
Hagamos un somero análisis de estas causas.

MOTIVOS RELIGIOSOS
La primera familia estuvo compuesta por Adán, Eva, Cain, Abel, Set y otros hijos e hijas de la pareja, que se casaron entre ellos, según nos dice Génesis 5:4-5.

Aquella familia se rompió por motivos religiosos, porque Cain y Abel rivalizaban en su ofrenda a Dios.

Fue el primer crimen de la Historia. Y este crimen, no hay que olvidarlo, tuvo su origen en la práctica religiosa.

Hasta el día de hoy, las diferentes creencias religiosas de sus miembros han dado lugar a numerosos rompimientos familiares.

ERROR DE ESPOSA
Abraham es una de las figuras más relevantes en la historia religiosa del mundo. Sin embargo, su vida familiar fue un desastre. Impaciente porque no tenía hijos, su esposa Sara le pidió que engendrara uno de la esclava Agar.

Así nació Ismael. Después concibió la propia Sara y dio a luz a Isaac. A partir de entonces el hogar de Abraham fue un infierno.

Para calmar las continuas quejas de Sara Abraham aparta a Agar y a su hijo Ismael del hogar y los deja desamparados en un desierto. Como hizo Sara, hay esposas que con su comportamiento conflictivo echan a los maridos en brazos de otras mujeres.

Y la familia se rompe.

MADRE PARTIDISTA
En la familia de Isaac se daban continuamente los engaños, las mentiras, las conspiraciones y las peleas entre dos hermanos, Jacob y Esaú. Estos problemas familiares eran consecuencia, en gran parte, del partidismo de la madre. Esta mujer siempre protegía los intereses de Jacob en contra de los de su otro hijo, Esaú.

Hacía lo que ninguna madre debe hacer. Nunca.

HERENCIA PATERNA
La familia de David es la más desastrosa que hay en el Antiguo Testamento. Uno de sus hijos violó a la propia hermana, otro mató a su hermano, un tercer hijo conspiraba contra el padre para arrebatarle el trono y murió trágicamente.

Tantas atrocidades eran la consecuencia de lo que habían heredado de sus padres. ¿En qué tipo de hogares se criaron esos hijos?

Siempre se habla del pecado sexual de David. Pero yo creo que fue uno de los menos graves que cometió.

David fue un hombre de sangre. Hizo derramar mucha sangre. Y la consecuencia de aquél proceder fue la destrucción de la propia familia.

Un padre caminaba por una senda estrecha. Le seguía su hijo de 9 años. En un momento del camino el niño dice al padre: -Papá, fíjate bien por dónde caminas. Estoy siguiendo tus pisadas.

FAMILIA CON UNA SOLA COLUMNA
Job está considerado por el mismo Dios como varón perfecto y justo, hombre sin igual en aquella tierra. Tenía esposa, siete hijos y tres hijas.

Por lo que leemos en el libro que lleva su nombre, ni la esposa era creyente ni tampoco sus hijos, quienes pasaban los días en banquetes y borracheras (Job 1:4).

Job oraba todos los días por ellos, ofrecía sacrificios a Dios por sus hijos, pero el hogar estaba totalmente desestabilizado. La madre deshacía lo que Job hacía. Y los hijos seguían el camino que marcaba la madre.

Para que una familia cristiana funcione, es necesario que los dos esposos tengan la misma fe.

En esto deberían pensar muchos chicos y chicas antes de casarse. La familia debe estar sostenida por sus dos columnas principales, el esposo y la esposa. No solamente por una. No funciona.

 

J. A. Monroy es escritor y conferenciante internacional.

Anuncios

Written by Ricardo Paulo Javier

septiembre 5, 2008 a 1:54 am

Publicado en Uncategorized

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Lo bueno que Dios no piensa de la manera tan clara que nosotros creemos que pensamos.

    Abel

    septiembre 8, 2008 at 9:44 pm

  2. Abel.
    gracias a Dios que no
    Saludos

    Pauloarieu

    septiembre 9, 2008 at 10:49 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: