Periodismo cristiano.

Noticias de Paulo Arieu.Noticias Generales y de la Cristiandad

Sacerdotes casados en la Iglesia Católica.

leave a comment »

 

Sacerdotes casados en la Iglesia Católica.



A nuestra Iglesia, después de Juan XXIII y Pablo VI (y el mes de esperanzas de Juan Pablo I), se le paró el corazón. Se quedo detenida en el tiempo, mientras el mundo daba vueltas y vueltas, y ahora anda no sincronizada. No murió, porque tiene la fuerza de la resurrección de Cristo dentro, pero se quedó congelada.
Y mientras, muchos hijos e hijas suyas se caían de sus brazos como escarchas, ante la pasividad de una Madre que no sabía o no quería darle la manos al hijo que se iba.
Con todas las trabas se le ponen a los no creyentes, a los ateos, a los agnósticos, para apostatar, qué fácil, nuestra Madre, se lo pone a quien no les interesa.
Como los curas casados. Curas y casados. Porque son curas y están casados. Porque un día recibieron el sacramento del sacerdocio. Y porque quieren seguir siendo curas.

No se les puede robar lo que se les impregnó. Ese don para convertir el pan y el vino en cuerpo y sangre de Cristo. Ese compromiso con la humanidad. No, no se puede hacer. Aunque un sector de la Iglesia – por desgracia, los que mandan – digan que sí. No. El ser sacerdote va impreso en el corazón. Y si se casan y quieren seguir siendo sacerdotes, no pueden recibir como respuesta el silencio, y mucho menos, el desprecio.
Somos los cristianos de a pie los que tenemos que luchar por las vidas dignas de nuestros sacerdotes. ¡Qué no son cualquiera! ¡Son nuestros sacerdotes!
Somos los cristianos los que tenemos que mantener un debate abierto permanente sobre la necesidad de que el celibato sea opcional para nuestros sacerdotes.
Un celibato obligatorio sólo trae problemas y sufrimientos. Lo sabemos. Todos y todas lo sabemos, y no podemos consentirlo. Queremos sacerdotes enamorados y felices. Así, que debemos ofrecer nuestras bocas y nuestros brazos, para cuando ellos no puedan hablar o no le queden fuerzas, y también para que sepan que no están solos, que habemos cada vez más cristianos que les apoyamos y les comprendemos; para conseguir de una vez por todas el fin de una situación tan injusta –una más – dentro de nuestra Iglesia.

En qué lugar quedo, si estoy muy enamorado
a la fiel sombra de una Cruz que no me condena
el rechazo de mi Madre que me da la pena
por ser hombre bueno que no evitó ser amado.

Por ella y por mí, este gran amor dulce ha pasado
es Cristo que pasa, amor en la carne serena
Dios y nosotros, en matrimonio se encadena
pasando de la Gracia a ser un cura casado.

Ahora no tengo ni el trabajo ni la vida
que merece este sacerdote que bien se formó
en su larga carrera de estudios bendecida.

Pero la noche blanca de amor y oración me calmó
junto a tu presencia, buena mujer querida
y del Señor, el dolor que por dentro me quemó

http://blogs.periodistadigital.com/desdelaspuertasdelsur.php/2008/08/31/p186229
Anuncios

Written by Ricardo Paulo Javier

septiembre 4, 2008 a 1:02 am

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: