cris.jpgAunque por la fotografía en la cual aparece rodeada de casi todo su gabinete de ministros, a pura y viva sonrisa, batiendo las palmas, parecería, que la presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, logró alguna financiación o inversión importante para la alicaída economía argentina, nooo, nada de eso…

A pesar que era un deber de su gobierno cumplir con los acreedores extranjeros, como es el caso de la deuda de 6.076 millones de dólares, que la Argentina mantiene con el Club de París, integrado por los principales países europeos, más Estados Unidos y Japón, que esperan desde hace tiempo por la predisposición y una señal positiva del gobierno argentino y sin merecerse ningún aplauso adicional por llevar a cabo su tarea, igual, la mandataria argentina recibió un caluroso apoyo traducido en aplausos y palmas de los presentes, tras anunciar, sorpresivamente, en el marco de un acto en casa de gobierno, con motivo del Día de la Industria, que el país le pagará próximamente al Club de Paris con reservas del Banco Central, poniéndole punto final a la deuda que data de la década del ochenta.

Sin lugar a dudas, la decisión tomada por la presidenta tiene su razón de ser en la imperiosa necesidad del país en que regresen las inversiones extranjeras y porque no también, ver, si de alguna manera, su gobierno, puede posicionarse mejor, no solamente en las expectativas de crédito internacionales, cerradas por esta negativa a pagar, sino también entre los propios argentinos que se encuentran bastante desilusionados con los primeros meses de gobierno de la Kirchner.

Foto: Clarín