Periodismo cristiano.

Noticias de Paulo Arieu.Noticias Generales y de la Cristiandad

Sobre la predestinación

leave a comment »

Sobre la predestinación

EL MUNDO / PEDRO G. CUARTANGO

Mientras disfrutábamos hace unos días del magnífico paisaje de la Sierra del Guadarrama vista desde Cercedilla, la conversación con un grupo de amigos derivó hacia el tema de la predestinación.

Mi amiga Elena, de profundas convicciones católicas, sostenía que ella tenía el sentimiento de que Dios había intervenido de forma decisiva en su vida.

Yo argumenté que, si hay un Supremo Hacedor que influye en nuestra biografía, me cuesta trabajo entender por qué existe el mal en el mundo. ¿Interviene Dios también en nuestras desgracias?

La pregunta me la he vuelto a formular tras el terrible accidente de Barajas. ¿Estaban esas 154 personas predestinadas a morir en el siniestro? ¿Consintió Dios en la muerte de esos inocentes? ¿Se deriva algún bien moral de la catástrofe?

No tengo, por supuesto, respuesta a ninguna de estas preguntas, pero creo que es imposible conciliar la defensa del libre albedrío -tan apreciada por los escolásticos cristianos- con la idea de la predestinación divina.

Si Dios interviene en nuestras vidas, lo hace con todas las consecuencias y es, por tanto, responsable de lo que nos sucede. Y si no interviene, no podemos achacarle nada de lo que pasa.

Esta segunda hipótesis nos llevaría al escepticismo sobre la existencia de Dios o a una concepción deísta, similar a la de Hume y Voltaire, por la que el Ser Supremo se ha limitado a crear las leyes que rigen el Universo pero no interviene en los asuntos cotidianos de los hombres.

La hipótesis de este alejamiento o silencio de Dios me parece igualmente absurda porque si el Supremo Hacedor es infinitamente bueno no puede permanecer ajeno al sufrimiento de las personas y menos a los terribles genocidios que hemos conocido.

El argumento más sólido para desconfiar de la existencia de ese Gran Relojero es la proliferación de ese mal que produce infiernos como Darfur, donde siguen muriendo a diario cientos de personas de hambre bajo la pasividad de Occidente.

No creo que esos desgraciados estén predestinados a padecer una vida en condiciones insoportables, como tampoco creo que Dios elija a unos seres humanos para hacer el bien y sea tan cruel con otros. Ello me lleva a concluir que muchas de las cosas que nos suceden se producen por puro azar y que, por tanto, son tan imprevisibles como el accidente de Barajas.

Parafraseando a Mallarmé, una tirada de dados nunca abolirá el azar. Nuestra vida es, pues, pura incertidumbre. Y el destino, una manera de nombrar lo que no conocemos.

Anuncios

Written by Ricardo Paulo Javier

agosto 30, 2008 a 8:00 am

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: