Luego de cumplidos unos pocos días de duelo por las 153 víctimas que dejó como saldo la tragedia aérea que protagonizó un avión de la empresa española Spanair el pasado martes y aunque familiares y víctimas siguen con el dolor, la bronca y la angustia atragantados en sus gargantas, porque con el correr de las horas se fue confirmando, con algunos trascendidos, porque la investigación oficial todavía no dio sus conclusiones, que fue un desastre que se podría haber evitado.

avion1.jpg

En tanto, la empresa aérea, abonó a esta teoría de impericia que pulula en la opinión pública española, aunque sin quererlo claro está, reconociendo que hubieron fallas en la aeronave MD 82 que cayó a tan solo 4 segundos de su despegue en el aeropuerto internacional de Barajas, pero que fueron tratadas y subsanadas en su momento, demostrando que todo no estaba perfecto y que probablemente se “emparchó” el problema.

Por eso el vuelo JK5022 salió con retraso y fue reprogramado, porque precisamente, se detectó un problema en el indicador de temperatura exterior de la aeronave, pero según confirmó la empresa, este fue solucionado y el despegue se autorizó para más tarde.

Otra cosa que también trascendió y contribuye a determinar que estaríamos ante un claro caso de negligencia, es que Spanair no posee técnicos como debería en las grúas de despegue, que si hubiesen estado apostados allí seguramente hubiesen detectado el desperfecto.

Y yo creo que cuanto más se siga avanzando en los pequeños detalles no habrá dudas, que esta tragedia, que por estas horas conmueve a España por ser la más grave que se produce en 20 años, podría haberse evitado, si alguien, pensando con la cabeza y no con el bolsillo, hubiese parado la salida del avión.

Foto: EFE